viernes, 1 de julio de 2011

Cuando algo suena a despedida




En 1982, el cómico argentino Vinko Barich celebraba su triunfo en los café teatros limeños con la grabación de un LP. Había llegado al Perú en los años finales de la dictadura de Velasco y con su estilo "elegantemente lisuriento" se distinguió de los comediantes más toscos. En la grabación hecha para la firma El Virrey desarrolla sus personajes más conocidos, sin dejar de lado su conocida imitación de Chabuca Granda. Pero, quién sabe por qué, en este disco se le ocurrió incluir un tema de Eladia Blásquez llamado "Gracias... a pesar de todo". Y no puedo menos que preguntarme... ¿a pesar de qué? Vinko lo tenía todo, todo de lo bueno que pudiera ofrecer este mundo. Y al escuchar su interpretación, resulta dramático escucharlo dándose ánimos para continuar adelante, como si algo se lo impidiera entonces, aunque Vinko era una persona saludable y exitosa.
Años más tarde, a principios de los noventa, ya casi retirado del espectáculo, empezó a tener problemas con la cadera; a mediados de esa década vino el terrible diagnóstico: cáncer a los huesos. Murió en Suiza el 13 de enero de 1996, a los 51 años de edad. Pero entre 1982 y 1996 hay mucho trecho. Es una lástima que Vinko ya no esté: solamente él podría haber explicado haber includo, en un disco tan alegre, ese agradecimiento con sabor a despedida.

1 comentario: