sábado, 19 de noviembre de 2016

Si nosotros tuviéramos un sistema de votos electorales...

Luego de examinar las posibilidades de ensayar un sistema electoral como el de los Estados Unidos, donde, por lo general, dos partidos se disputan la Casa Blanca cada cuatro años, es fácil llegar a la conclusión de que resulta inviable en nuestro país. Veamos, entonces, cómo se podría trasladar imaginariamente dicho sistema al Perú, no sin antes explicar cómo se hacen las cosas allá.
¿De dónde salen los 538 votos electorales? De los 435 Representantes, 100 Senadores y 3 votos más por el Distrito de Columbia. pero aquí tenemos una sola cámara con 130 Parlamentarios. No hay Senado. Allá, los Representantes son elegidos en proporción a la población de cada Estado. Un censo se lleva a cabo cada diez años. California, con una población de 39 millones, un 12% de la población de 319 millones, tiene 53 representantes y dos senadores, con un total de 55 votos electorales de los 538. ¿Qué podríamos hacer aquí? 
Tenemos un sistema tan malo que este año dejó sin representante a todo un departamento. Pero, supongamos que tenemos un sistema que asigna representantes de la misma manera que en los Estados Unidos. Considerando solamente una cámara con 130 congresistas, tendríamos esta distribución de acuerdo a la proporción de la población departamental (no hablemos de regiones): 
Población total: 31'875,784 
Lima: 9'365,699 
Votos electorales: 38 
Y siguiendo así, tendríamos: Callao: 4 votos electorales, Ica: 3 votos electorales, La Libertad: 7 votos electorales, etc. Si las cosas hubieran sido así, por ejemplo, en las elecciones de este año, Keiko habría ganado en primera vuelta de una forma abrumadora. Hubiera obtenido 97 votos electorales, Verónica Mendoza 21, y Gregorio Santos y PPK 6 votos cada uno.



Pero la cosa hubiera sido muy diferente si los candidatos hubieran sido solamente Keiko y PPK (es decir, los candidatos de la segunda vuelta). Allí, PPK resultaba triunfador con 87 votos electorales, mientras que Keiko hubiera obtenido solamente 43.


En resumen, el excesivo centralismo poblacional (quien gana Lima prácticamente gana el país) y la distribución representiva no permiten que el Perú sea candidato a un sistema como el estadounidense. Es más, ojalá no se imponga nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario